martes, 20 de julio de 2010

Marchas a favor y en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo

Anduve asacando fotos en las marchas a facor y en contra del "matrimonio gay", como se ha dado en llamarlo en los medios. No necesitaba escuchar las razones a favor, pero estaba muy interesado en ver qué argumentaban los que estaban en contra. Me vine a enterar de que hay gente que dice que los homosexuales viven menos (¡20 años menos de expectativa de vida!), insisten en el viejo adagio de que son más propensos al SIDA (¡grrrrrrr! ¡sólo falta que la vuelvan a llamar "peste rosa"!), que se deprimen mas, casi el 70% pensó en suicidarse y arriba del 30% lo han tenido intentado (aunque fuera cierto, es interesante cómo ignoran la discriminación como una posible causa...).  También me enteré de que los trastornos que llevan a la homosexualidad llevan también al consumo de drogas y a trastornos graves de personalidad. Parece que otro motivo por el cual esta unión no es posible ni deseable es la inexistencia de un "cromosoma gay", entre otros motivos genéticos dignos de la época nazi. Para terminar este folleto digno de "Cha cha cha", se cita a un "acreditado psicólogo holandés" (es interesante cómo se recurre a la ciencia cuando dice algo que conviene y se la descarta cuando dice algo que no): "Mucha gente no sabe que la génesis psíquica de esta condición sexual carece en absoluto de misterio y que su terapia es posible. El camino de la curación de los homosexuales no pasa por la compasión y mucho menos por la aceptación de su situación como normal." El mismo "respetado psicólogo" dice en un reportaje: "Gay significa originariamente alegre, animado, pero ha perdido este significado desde que se usa para el estilo de vida homosexual. Ahora el valor de la palabra ha pasado a ser alegría afectada, artificial; limita casi con exhibicionismo. No hay más que mirar como ejemplo las Gay Parades, o los Juegos Olímpicos de 1999 en Amsterdam para ellos. Mientras que para los medios de comunicación son un acontecimiento lúdico, a los ojos del público son una especie de exhibicionismo infantil que da pena. La alegría del gay es parecida en parte a la del alcohólico". Me gustaría saber la opinión de este "respetado" psicólogo respecto de las expresiones de alegría que se vieron en la marcha en contra. El mismo folleto dice que son más "propensos a la incontinencia fecal". Me resulta interesantísimo cómo y por qué una lesbiana lo va a ser. En una línea de interpretación algo osada, me atrevo a decir que, en el fondo, el que escribió eso debe fantasear bastante con que le rompan bien el culo...
Tengo en mis manos una hermosa calcomanía con la bandera argentina, que dice "voto familias sin drogas con papá y mamá". O sea, homosexualidad equivale a droga.
Luego de pegarle una miradita a lo que fotografié, vi y escuché en una y otra marcha, la folletería que agarré, lo que leí y sigo leyendo en los medios, no puedo menos que exclamar: ¡viva la igualdad de derechos! y confirmar que la religión es el opio de los pueblos.
Esos folletos van derechito a un cajón, para recordarle al alguien, de acá a 20 años, cuando venga la próxima ley que genere semejante reacción social (esta misma la viví con la ley de divorcio, que iba a destruir el país y la sociedad y que motivara marchas con consignas parecidas de agrupaciones como Tradición Familia y Propiedad) que no hay nada más parecido a la muerte que las verdades que no aceptan discusión, y que, a 500 años del Renacimiento, el oscurantismo sigue vivito y coleando.
<

gay marriage - Images by Patricio Murphy



Powered by ScribeFire.

Endogamia cultural

  O, "de cómo me pudrí de los foros de Internet y empecé a pensar que sirven para poco y nada" ¿Quién no leyó alguna vez que los ...